En este artículo pretendo explicar la importancia de tener una estructura bien definida a la hora de abordar el desarrollo, 9 fases de un proyecto web que, con un poco de paciencia harán más sencillo el trabajo.

Saltarse pasos o pasar de soslayo por estas fases es dilatar en el tiempo algo que se podría hacer mucho más eficaz y eficientemente.

Tanto si contratamos los servicios de un programador o diseñador como si nos embarcamos de forma autónoma en la creación de un sitio web hay que tener muy claras las cosas y ser organizados y sistemáticos.

Fases de un proyecto web

FASE 1. ESPECIFICACIONES.

En este punto nos debemos hacer las preguntas clave.

¿Qué quiero de mi web?
Va a ser una web estática (landing) o con contenidos dinámicos, tipo blog, será una tienda on-line, tendrá un foro, etc.

¿Qué necesito que haga?
Van a interactuar en ella o administrarla varios usuarios, ¿Cuántos?, necesito subir en ella archivos, fotos…

¿Qué funcionalidades va a tener?
Tendrá una parte de uso privado y otra de pública,

¿Qué estética va a tener?
Quiero algo sencillo o complejo, espectacular, retro, etc.

Tener todas las funcionalidades claras desde un principio es básico, todo el tiempo que perdáis en esta fase es tiempo bien empleado, dejaros algún punto aquí implicará volver a él en un futuro y puede que muchas de las elecciones posteriores no hayan servido de nada.

FASE 2. CRONOGRAMA.

Esto es complicado, sobre todo sin experiencia, nunca se sabe cuánto te van llevar los siguientes procesos con exactitud, dependerá de las exigencias del momento, pero es importante hacerse un planning de proyecto.

En encargos muy complejos puede que el desarrollador imponga unos plazos de pago según se van cumpliendo los hitos de esta planificación. Y por la parte del contratante es una buena manera de saber que se va por buen camino.

FASE 3. ELECCIÓN DEL SISTEMA.

Una vez claro los puntos de las “Especificaciones” deberemos elegir el sistema que mejor nos cuadre, una programación propia o el uso de un CMS, podéis ver en estos artículos algunas opiniones que vuelco sobre el tema:

Elección del mejor sistema web. Personalizado vs CMS.

Elegir un CMS. Joomla vs Drupal vs WordPress.

Una vez elegido, esto también nos de pistas sobre qué servicio de hosting y dominio elegir, algunas tecnologías son más exigentes que otras y requieren de más potencia a la hora de contratar el proveedor. A parte de otros servicios que podemos necesitar como son cuentas de correo electrónico y tipos de las mismas, clouds, seguridad SSL, etc.

Como no me cansaré de repetir, todos los puntos son claves y pueden hacer que tengamos que volver a empezar si no somos concienzudos. Un hosting mal elegido nos puede hacer que tengamos que migrar todo a uno nuevo con mejores prestaciones, ni que decir tiene que si, por ejemplo, el CMS que elegimos no cubre nuestras necesidades tendremos que tirar todo el trabajo y volver a empezar con otro.

FASE 4. ARQUITECTURA.

Aquí debemos hacernos un mapa claro de cómo será nuestra web, que estructura va a tener, en otros artículos veremos la forma de elaborar un árbol de contenidos. En definitiva, que páginas, subpáginas y/o entradas va tener nuestra web. Como van a estar ordenadas, como van a interactuar entre ellas o dicho de otra forma, como se va a poder navegar a través de la web.

Su estructura de menús, como, cuando y donde van a estar, en una sola palabra su USABILIDAD.

FASE 5. ESTRUCTURA VISUAL.

Esta es una de las fases de un proyecto web donde empezamos a ver (someramente) como va a quedar nuestra web. Podríamos decir que es el boceto inicial.

En este punto colocaremos cada cosa en su sitio, no hace falta que diseñemos el aspecto visual, simplemente diseñaremos el esqueleto de la web.

Yo personalmente lo hago sobre una hoja de papel y no me distraigo demasiado con el diseño propiamente dicho, me limito a pintar “cajas” o “cuadros”… arriba a la izquierda el logo, el menú “flotando” a la derecha, este espacio fijo para las redes sociales, el contenido aquí y de esta forma….

Importante también perder el tiempo en este punto y perderlo significa perderlo en cada una de las páginas de la web.

FASE 6. DISEÑO.

Una vez que tenemos la estructura toca ponerla de gala. La forma habitual de hacerlo es usar un programa de diseño gráfico tipo Photoshop. Aquí debemos ser lo más detallistas posibles, aunque no es, ni de lejos, la página definitiva, debe parecerlo.

Usar las tipografías definitivas, los colores, ejemplos de contenidos, vestir la estructura con la ropa que va a llevar.

En caso de contratar los servicios de un diseñador, teniendo en cuenta que estos diseños son los que al final veremos en nuestra web, esta es una de las fases de un proyecto web en las que nos debemos parar y hacer todas las modificaciones que veamos pertinentes antes de pasar a la siguiente fase.

En este punto, en los últimos tiempos, yo personalmente también suelo realizar los diseños de las plantillas en varias resoluciones para varios dispositivos.

FASE 7. PROGRAMACIÓN.

Toca instalar el sistema que hayamos elegido, preparar la arquitectura e implementar las distintas plantillas de la fase de diseño. En este proceso, por ejemplo, si usamos un CMS, tocaría:

– Instalar el CMS.
– Generar las páginas, categorías, taxonomías…
– Crear menús.
– Instalar los módulos funcionales necesarios.
– Instalar la plantilla de base.
– Modificar los estilos de la plantilla base para adecuarlas al diseño.
– Crear las distintas hojas de estilo para todas las resoluciones contempladas en la fase de diseño.

Con esto tenemos terminada la web propiamente dicha, ahora solo falta “amueblarla”.

FASE 8. CONTENIDOS.

En es una de las fases de un proyecto web que nos dirá si lo hemos hecho bien o no, pero si hemos seguido los pasos correctamente, debería ser una de las más satisfactorias, porque cuando terminemos de introducir los contenidos básicos iniciales, estaremos en disposición de publicar nuestra web.

En mi caso, yo suelo introducir estos primeros contenidos por tres razones fundamentales:

– Me aseguro que está todo correcto.
– Aprovecho para grabar videos y/o realizar el “Manual de instrucciones” para que, una vez operativa la web, el cliente pueda realizar cambios en el contenido o introducir uno nuevo.
– Como habitualmente, a partir del proceso de programación, el cliente puede visitar los progresos de la página, el mismo puede ver cómo queda y solicitar los cambios pertinentes.

FASE 9. PUBLICACIÓN.

Pues ya está lista para ser publicada, en este proceso pueden darse varias circunstancias, que la web en sus principios estuviese en otro servidor o se estuviese trabajando localmente, pero en definitiva consiste en dar visibilidad a la web, que cuando introduzcamos nuestro dominio aparezca la web terminada.

Es importante, que si contratáis los servicios de un diseñador-programador web, que os ofrezca un periodo de garantía, porque, sobre todo en los comienzos podrían aparecer ciertos fallos o requiera de algunos ajustes que se hayan pasado por alto. También es importante que estos ajustes estén en esa garantía, o sea que no se cobren.

Siguiendo estos pasos y parándonos en cada uno de ellos el tiempo necesario puede que os parezca una pérdida de tiempo pero os aseguro que os ahorrará mucho y os asegurará que el producto final es sino el 100% muy cerca de lo que andabais buscando.

¿QUÉ OS HAN PARECIDO ESTAS FASES DE UN PROYECTO WEB? ¿LAS SEGUIRÍAIS?

Ale, ya sabéis, comentarios y sugerencias un poco más abajo, contad vuestras experiencias y opiniones.